Tarta “El ruido y la furia”

photo5_mfinal

Padre fue a la puerta y volvió a mirarnos. Luego regresó la oscuridad y él permaneció en la puerta, negro, y luego la puerta volvió a ponerse negra. Caddy me abrazó y yo nos oía a nosotros, y a la oscuridad, y a algo que se podía oler. Y después, vi las ventanas, donde los árboles susurraban. Después la oscuridad comenzó a moverse con formas suaves y brillantes, como pasa siempre, incluso cuando Caddy dice que he estado durmiendo

William Faulkner

photo1_mfinal

La tarta, de vainilla con crema pastelera. Mmmmh

BODA D.I.Y. – Tocado

Siempre me han gustado los velos tipo jaula. Los negros me parecen el colmo de la elegancia y en las novias muy divertidos así que cuando vi que iba acorde con mi vestido me puse manos a la obra.

En este post les cuento como cree el mío. En este caso es de novia pero puedes hacerlo para otros eventos. Este D.I.Y. es muy original y puedes dejar volar tu imaginación.

MATERIALES

  1. Tul tipo jaula (28cm x 20cm)
  2. Lazo de organza (30cm)
  3. Peineta (9cm)
  4. Tijeras
  5. Pistola de pegamento
  6. Aguja
  7. Hilo dee nylon transparente
  8. Detalles, broches, piedras…

PROCEDIMIENTO

Busqué los adornos en varios sitios y no encontré nada que me encantase así que lo que hice fue ir a una conocida tienda de bisutería y allí compré pendientes y colgantes y me quedé con las piezas por separado.  Seleccioné un colgante oro viejo en forma de pluma, una flor de tela color turquesa, bolitas doradas y perlas. Además, también lo pude combinar con los adornos del vestido.

1 – Pruebas

Lo primero que hice fue ver como quería disponer de los adornos en la pieza. Una vez me hube decidido comencé el montaje. Las medidas que indico son las que obtuve tras hacer una prueba de qué tamaño necesitaba y como quería que quedase. Haz tú lo mismo con un trozo de tela y pruébatelo para que decidas a qué altura sobre los ojos lo quieres, cuanto quieres que te cubra la cabeza…

2 – Preparación de la peineta

El siguiente paso es enrollar el lazo de organza en la peineta tal y como se muestra en las fotos.

enganchadilla_tocado

3 – Plisado

Hay que cortarle al tul las dos esquinas superiores. Para plisarlo se pasa el hilo de nylon a través de las celdas como se ve en las siguientes fotos. No hay que pasar hilo por el lado más largo de la pieza, que es el que irá sobre la cara, ya que no va plisado.

enganchadilla_tocado_1

enganchadilla_tocado_3

Plisamos el tul de forma que la zona plegada quede del ancho de la peineta para luego coserlo a la misma.

4 – Aplicación de los adornos

Por último, se disponen los adornos y se unen. En mi caso, como las piezas pertenecían a pendientes y colgantes era fácil de unir con hilo pero si no es así puedes utilizar una pistola de pegamento.

5 – Resultado

Éste es el resultado. ¿Qué te parece? ¿Te harías tú uno? ¿Te has hecho alguno ya?

enganchadilla_tocado_8
enganchadilla_tocado_7
enganchadilla_tocado_6
Fotos de la boda por Pablo Beglez

Cupcakes “¿Dónde está mi vaca?”

2014-04-21 11.37.44

 

Había que acometer La Lectura del Libro Ilustrado. Ese era el significado de las seis en punto.

Era el mismo libro, todos los días. Las páginas estaban redondeadas y blandas allí donde el joven Sam las había chupeteado, pero para una persona de ese cuarto, se trataba del libro de los libros, la más grande historia jamás contada. Vimes ya no necesitaba leerlo. Se lo sabía de memoria.

Se titulaba ¿Dónde está mi vaca?

El afligido y anónimo narrador había perdido a su vaca. El argumento se reducía a eso, la verdad. La página uno recogía un principio prometedor.

¿Dónde está mi vaca?
¿Es esa mi vaca?
Dice: “¡Bee!”
¡Es una oveja!
¡No es mi vaca!

2014-04-21 11.29.44
2014-04-21 11.30.51

Luego el autor empezaba a entrar en materia

¿Dónde está mi vaca?
¿Es esa mi vaca?
Dice: “¡Hiiin!”
¡Es un caballo!
¡No es mi vaca!

Para entonces, el autor había alcanzado un éxtasis creador y escribía desde las profundidades atormentadas de su alma.

¿Dónde está mi vaca?
¿Es esa mi vaca?
Dice: “¡Gruuuff!”
¡Es un hipopótamo!
¡No es mi vaca!

                                                                                                                             ¡Zas! Terry Pratchett

Hoy quiero unirme a las celebraciones del Día del libro con un post algo diferente. Una historia dentro de otra historia. De acuerdo, ¿Dónde está mi vaca? No es un novelón del siglo XX, vale. (Aunque ya se sabe, sobre gustos…) Pero me pareció una buena idea hacerla protagonista de este día por dos razones.

La primera, es que el protagonista de este libro para todo lo que esté haciendo a las seis de la tarde de cada día (Aunque esté luchando en una guerra postapocalíptica) para leerle este cuento a su hijo. Y es que no conozco otra manera mejor que compartir tardes llenas de historias para fomentar el hábito lector que tanto nos preocupa y para el que tan poco tiempo tenemos.

Y la segunda es que Terry Prattchett y su mundodisco se merecen que se les haga un sitio en cualquier parte. Y esta razón va dirigida al público adulto. ¿Qué no sabes que es el mundodisco? ¿Una tortuga gigante, cuatro elefantes? ¿De verdad que no te suenan de nada? Pues pasa una tarde diferente desternillándote de risa frente a un libro. Deja a los clásicos para mañana (que también merecen algo de tu tiempo) y disfruta hoy del placer de reir, que nos hace falta. ¡Feliz día del libro a todos!

PD. Puedes escoger casi cualquier libro de esta saga para empezar, pero  si eres de los que necesitas organización ante todo, aquí te dejo una guía de lectura de estos libros realizada por la fancueva.

Guia-de-Orden-de-Lectura-del-Mundodisco-ES-2-22

 

Pss pss: Los cupcakes, de fresa con buttercream de vainilla